Toda la materia presente en la tierra emite una vibración electromagnética.
Los seres vivos además, se caracterizan por cuerpos sutiles o estructuras energéticas parecidas que se hacen más funcionales a medida que se suben los escalones evolutivos.

Las piedras por ejemplo, tienen una estructura muy sencilla, tipo aura, mientras la de las plantas, por su capacidad de moverse y reaccionar a estímulos externos, es ya más compleja.

Los animales tienen sus chakras desarrollados para el perfecto desempeño de múltiples tareas fisiológicas.
Hasta llegar a los humanos, que tenemos cuerpos sutiles muy articulados, conciencia de nuestra individualidad, y potencial para conectarnos a grandes verdades.
A través de estos cuerpos el hombre puede actuar y manifestarse en cualquiera de los diferentes planos, mundos o dimensiones. Esto nos dará una amplia visión para comprender cuales sean las herramientas de las que disponemos para expresarnos y evolucionar.

Los primeros cuerpos que encontramos son el físico, el etérico y el astral.
El cuerpo físico es el material, conjunto de átomos, células, moléculas,… que forman nuestra estructura orgánica.
El etérico es lo que en la medicina china sería las red de canales energéticos por los cuales circula y se distribuye la energía Qi a órganos y vísceras. El Qi es la energía vital de la tierra necesaria para el funcionamiento del cuerpo físico que absorbemos respirando, comiendo y bebiendo.
El astral se puede considerar la imagen, lo que precede y contiene los cuerpos físico y etérico:
en el cuerpo astral están almacenadas algunas informaciones energéticas de esta y otras vidas es lo que nos da informaciones cuando por ejemplo, nos cruzamos con algún desconocido y nos enteramos sin querer de detalles de su vida.

Gaia es el ser viviente que nos acoge, alimenta, y sostiene, como si fuéramos sus células y tiene su sistema de cuerpos sutiles, más evolucionados que los humanos.
Los tres primeros son el plano físico, el etérico y el astral.
Como nuestros cuerpos, el físico es el plano orgánico, lo que podemos investigar con herramientas que respondan a las leyes físicas de la tierra.
El plano etérico es la red de canales que distribuye la vitalidad Qi que llega de nuestro sol y del universo y se puede percibir en muchísimos puntos energéticos alrededor del planeta, como montañas, volcanes, manantiales, ríos, playas, selvas, cuevas etc…
Este es el plano de la corriente electromagnética que se infunde a un concepto que se creó en el astral, haciendo que se condense en el plano físico.
El plano astral es como un espacio Creativo, donde se va contruyendo cualquier cosa, desde una emoción y las reacciones a ella, hasta un proyecto que tengamos: antes de aparecer en el plano físico se manifiesta como estructura energética en el astral y luego como “circuitos eléctricos” en el etérico.
Este plano es un contenedor cuyas partículas se moldean y se condensan por impulso del pensamiento y del deseo: cuando pensamos en algún proyecto deseando, desde el amor, que se cumpla, estamos construyendo su estructura en ese mismo plano.
Podemos modificar la “realidad” hasta el punto en el que podrían darse las circunstancias para que mi proyecto se realice.
Obviamente, no nos tenemos que obstinar en algo que no sea para nosotros: nuestro Yo multidimensional es el encargado de avisarnos cuando no dejamos fluir las cosas.
Por ejemplo imaginamos algo que nos gustaría que pase, y nuestro Ser de luz nos avisa de que ese no es el camino por donde tenemos que pasar.
La energía que movemos con nuestro deseo no puede ser usada para la creación de un nuevo camino porqué en este caso no entra en el abanico de experiencias que el mismo Ser multidimensional escogió para esta vida.
Esa energía obviamente, no se destruye y si seguimos dándole fuerza, ignorando las advertencias, se hace más y más grande, condensándose y dando “vida” con el tiempo en una entidad autónoma que vibra por ejemplo en obstinación, miedo, rabia, etc… (la misma vibración que emitimos con nuestro pensamiento).
Aquí también, como en el plano físico y en el etérico, rige el libre albedrío y conviven las dos polaridades: tenemos que aprender a observar SIN JUZGAR, cada pensamiento que tenemos, para que nos enteremos si estamos construyendo desde la luz, o desde esas emociones perturbadoras, y hacernos responsables de ello, y de sus consecuencias a nivel kármico.
Por eso al astral se le dice también el plano del aprendizaje: es el primer lugar a explorar antes de abrirse a frecuencias más altas.
Cuando decidimos comprometernos con la vida a entender que hay más allá de la dimensión física, es en este plano donde comenzamos a aprender a sanarnos para evolucionar, reconociendo nuestras oscuridades.
Aquí podemos ir a modificar energías de traumas o eventos que nos condicionaron: es la puerta de acceso a la multidimensionalidad, aquí no existen espacio ni tiempo y nuestras vidas “pasadas y futuras” existen a la vez.
Nos podemos encontrar a varias versiones de nosotros, o ver y dialogar con seres vivientes, desencarnados, habitantes de otras galaxias, animales guías, espíritus de la naturaleza, etc…

Desde aquí se efectúa la conexión con nuestro Ser de luz y las consultas a los Registros Akáshicos, una biblioteca universal que contiene, las informaciones de la tierra como entidad y de sus habitantes en sus varias versiones multidimensionales (lee el artículo “LOS REGISTROS AKASHICOS”).

Es el lugar que exploramos cuando dormimos, donde vive y se desarrolla nuestra realidad onírica; es la dimensión donde accedemos durante un viaje astral, y donde nos refugiamos cuando nos ensimismamos en nuestros pensamientos, soñando con los ojos abiertos.

El plano astral tiene tantas potencialidades que nos pueden ser útiles en nuestro camino evolutivo que necesitamos tiempo para entender sus múltiples facetas. Si en el mundo físico la prueba a superar era la conciencia, ahora tenemos otro nivel, donde hay que afinar más y más nuestra capacidad de percibir energías en todas sus “formas”.
Listo para saber más sobre tus viajes al mundo astral y aprender a controlarlos?
Pronto se explicará como…   🙂